Descripción
 

Ambientada en época romana y situada sobre la antigua ciudad de Juliobriga, se levanta la casa-Domus. Una reconstrucción de la llamada “casa de Los Morillos”, excavada en la misma ciudad y perteneciente a una familia de clase media-alta. El Centro se sitúa a 3 kilómetros de Reinosa sobre una loma con unas vistas espectaculares del embalse del Ebro.

 

La “ciudad fortificada de Julio” recibe su nombre del propio emperador Octavio Augusto, en memoria de su padre adoptivo el emperador Julio César, una vez consumada su victoria contra los cántabros en el 19 a.C. Según Plinio el Viejo es el único de los nueve poblados cántabros digno de ser recordado por su desarrollo urbanístico, gracias a su actividad administrativa y su ubicación estratégica para las mercancías que llegaban del Cantábrico hacia la Meseta y viceversa. La ciudad alcanzó su máximo esplendor durante el siglo I y II d.C. quedó abandonada paulatinamente durante la segunda mitad del S.III. d. C.

 

En 1768 el agustino Enrique Flórez describe los afloramientos arqueológicos de Retortillo como la antigua ciudad de Juliobriga. A partir de ese momento se suceden las citas y estudios sobre la ciudad, destacando el primer trabajo monográfico de Demetrio Duque y Merino en 1885. Tras la Guerra civil española se suceden las intervenciones arqueológicas de forma sistemática bajo la dirección de Jesús Carballo, director del Museo de Prehistoria y Arqueología de Santander (1940-1944), Ángel Hernández Morales (1945), Antonio García y Bellido, director del Instituto de Arqueología “Rodrigo Caro” CSIC (1952 y 1961) y José Manuel Iglesias Gil, catedrático de historia antigua de la universidad de Cantabria (1980-2000).

 

En la actualidad se ha excavado entre el 5-10 por ciento de su trazado urbano. A pesar de ello, se conocen las dos calles principales, el cardum y el decumanum, y parte del foro romano, situado en el cruce de ambas vías. En el foro, porticado, quedan los cimientos de un pequeño templo consagrado a Júpiter (protector de Roma) y Augusto (fundador de la villa). Sobre el foro se sitúa la Iglesia románica de Santa María de Retortillo construida en el siglo XII. Próximo al foro se hallan los restos de un barrio de clase baja, constituido por pequeñas estructuras de 15 a 35 m². Las casae o tugurium estaba formado por estancias carentes de un patio central donde habitaba la familia con los animales. Separado por la carretera que actualmente llega a Retortillo, se sitúan los cimientos de la casa de los Morillos y adosada a ésta, la casa de los Mosaicos parcialmente excavada. Ambas tienen en torno a los 700 m² y pertenecieron a familias con un nivel de vida medio y alto. En “La Llanuca” se encuentran las grandes casas, de unos 1.200 m² y comparables con las mansiones actuales. Estas pertenecieron a la clase alta de la ciudad. 

 

El Centro Domus alberga una exposición permanente, en donde se exhiben los objetos más significativos recuperados durante las excavaciones arqueológicas de la ciudad. La visita se inicia con un audiovisual que nos habla de los antecedentes históricos y los hechos que desembocaron a la fundación de la ciudad. A través de las escenografías existentes, el visitante podrá conocer a través de una visita guiada, las principales estancias de una casa romana como el atrium (patio interior), el lararium (altar), la culina (cocina), el triclinium (salón-comedor), el cubiculum (dormitorio) y la tabernae (tienda),conociendo los principales aspectos de la vida cotidiana de los romanos.

 

La visita al yacimiento es libre. Su fundación y trazado urbano se explica durante la visita a la Domus.

 

La visita puede compaginarse con el Arqueositio cántabro-romano de Camesa-Rebollero y el Centro de Interpretación del Románico en Villacantid.

Centros culturales de cantabria