Learn about the Tower of Pero Niño.


Categoría: News

Publicado el 20/10/2020

LA TORRE DE PERO NIÑO. EL PASADO LE ESPERA HOY EN SAN FELICES DE BUELNA

 

 

El valle de Buelna, en la vega media del río Besaya, acoge, entre otros, el municipio de San Felices de Buelna. En una de sus localidades, Llano, se encuentra la Torre de Pero Niño o Torre de la Aguilera, un edificio que impresiona por su robustez cuadrangular, rodeado a respetuosa distancia por las casas del pueblo. La escasez de vanos revela el carácter defensivo de este monumento de aspecto sobrio. Los vanos de mayor tamaño que se aprecian en la parte superior eran, en realidad, puertas para acceder a la galería defensiva de madera que, en su momento, rodeó toda la torre a esa altura, siendo aún visibles en los muros los puntos de apoyo de la galería.

La Torre fue construida en el siglo XIV, en estilo gótico, pero no por Pero Niño, del que hablaremos más adelante, sino por su hermano Alfonso, merino mayor de Valladolid, de quien la heredó. Está construida en piedra de mampostería, siendo las esquinas y los vanos de fábrica de sillería. Los muros alcanzan un grosor de 90 centímetros, si bien en la última planta son más delgados. Sus dimensiones se corresponden con una planta rectangular de 14 metros de largo por 9 de ancho. Sus cuatro plantas se distribuyen a lo largo de una altura aproximada de 11,50 metros. La fachada principal es la oriental, en la que la puerta de acceso se encuentra bajo un arco apuntado.

Una placa conmemorativa nos sitúa rápidamente en contexto:

Torre solar del Almirante Pero Niño, conde de Buelna, ilustre marino montañés que en 1405 armó en Santander una flota de naos y galeras con la cual extendió el poder naval castellano por las costas atlánticas de Europa.

 

Y es que este edificio, declarado Bien de Interés Cultural el 13 de octubre de 1983, alberga en laactualidad un museo que, bajo el título de `Pero Niño: Vida y andanzas de un caballero medieval´ recrea en audiovisuales y hologramas la biografía de Pero Niño, al tiempo que muestra la vida en la Baja Edad Media, la organización social de tipo estamental, las prácticas de la caballería y el armamento de la época.

Franqueada la puerta de la Torre, la visita al museo se inicia con una proyección audiovisual que repasa el rico patrimonio arqueológico del valle. No en vano, nos encontramos en el valle de las estelas prerromanas y las fortificaciones defensivas de los cántabros, el mismo valle que fue escenario del enfrentamiento entre los cántabros y los legionarios romanos, que aún hoy continúa conmemorándose.

Pero vamos ya con el protagonista de la Torre y lo que en ella se cuenta. Pero Niño nació en Valladolid en 1378 y murió en Cigales, Valladolid, en 1453. I Señor de Cigales y de Valverde y I Conde de Buelna, fue un destacado militar, marino y corsario castellano al servicio del rey Enrique III el Doliente, cuya causa defendió contra los nobles castellanos levantiscos y contra los reinos de Aragón, Portugal, Granada o Inglaterra, entre otros.

Conocemos muchos detalles de su vida por su alférez y biógrafo, Gutierre Díez de Games, quien la escribió en la obra `El Victorial´, también conocido como `Crónica de Pero Niño´ (hacia 1436), según la que el I Conde de Buelna nunca fue vencido.

La biografía de Pero Niño no tiene nada de infantil, más bien parece la aventura de un protagonista de película en la que no faltan las intrigas, la violencia y el amor galante. Fue, sin duda, un personaje belicoso desde su adolescencia, que recorrió buena parte del mundo entonces conocido repartiendo mandobles a diestro y siniestro. Tras participar en contiendas peninsulares, se lanzó a un periplo por el Mediterráneo en el que se empezó a gestar su fama de audacia y valentía. Posteriormente, en 1405, salió de Santander con tres galeras de guerra camino de Inglaterra, donde dirigió ataques contra diferentes ciudades. Su aventura atlántica, que incluye un romance con una mujer casada, finaliza cuando es reclamado nuevamente desde Castilla, donde Enrique III le arma caballero y participa en un ataque a Granada.

A la muerte de Enrique III, ocupó la regencia su hermano Fernando de Antequera, con el que Pero Niño no mantuvo relaciones tan cordiales. De hecho, caballero y regente tuvieron un serio enfrentamiento, que motivó incluso el exilio de Pero Niño, a causa de una mujer, Beatriz de Portugal, con la que Niño se empeñó en casarse contra la voluntad de Antequera, que tenía otros designios matrimoniales para ella.

También en este lance salió victorioso Pero Niño, que volvió a Castilla y se casó con Beatriz en Cigales, localidad vallisoletana en la que moriría en 1453, no sin antes ser investido I Conde de Buelna, título nobiliario creado el 30 de mayo de 1431 por el rey Juan II de Castilla.

Algunos de estos hechos y el ambiente propio de la época, sus costumbres, sus vestidos, sus armas, incluso un holograma de la propia Torre, esperan en San Felices de Buelna a quienes quieran verse transportados por un momento a un pasado de gestas heroicas, intrigas palaciegas y amores apasionados, de las que podrá participar sin correr riesgo alguno desde la seguridad de las acogedoras salas del museo.